+34 965 06 53 51

La Galeruca del olmo

(Xanthogaleruca luteola Müll., Pyrrhalta luteola Müll)
Es un coleóptero perteneciente a la familia Chrysomelidae que se alimenta tanto en estado larvario como adulto de hojas de olmo.

Este insecto constituye una de las principales plagas defoliadoras de la masa arbórea.

Las especies de olmo más asiduamente atacadas por esta plaga son Ulmus pumila y U, minor y U. umbraculifera.El Ulmus pumila tiene la peculiaridad de ser una especie no afectada por la grafiosis, hongo que en épocas pasadas ha esquilmado gran parte de los ejemplares europeos y de la península Ibérica.

Ver más »

IDENTIFICACIÓN DE LA PLAGA.

El adulto  es de color verde amarillento con bandas negras longitudinales en los élitros. Las hembras depositan huevos naranja amarillentos en el envés de las hojas, normalmente en grupos de 10 a 30 en filas pareadas. La larva recién eclosionada es negra. Conforme se va alimentando, se va aclarando entre verde y amarillo y presenta oscuros tubérculos a lo largo de sus anillos.
La larva evoluciona mediante tres estados larvarios hasta llegar a realizar la pupa.

CICLO BIOLÓGICO

Los adultos normalmente hibernan en las grietas de la corteza del tronco, entre hojarasca seca del suelo o en refugios alcanzados en obras o edificios. En primavera vuelan hacia la copa recién brotada, se alimentan de sus hojas  y realizan la puesta. Tras su eclosión las primeras larvas están varias semanas alimentándose de hojas hasta alcanzar su estado de madurez en L3. En este momento descienden por el tronco para realizar la pupa. Pasados unos diez días, emerge el adulto que volando alcanza de nuevo la copa y comienza así el ciclo de la segunda generación. En Sevilla se pueden alcanzar hasta cuatro generaciones, desde el inicio de primavera hasta finales de septiembre.

DAÑOS

La galeruca en un defoliador del olmo bastante considerable. La larva devora el parénquima de la hoja dejándola desprovista de tejido tierno, confiriéndole un aspecto que los anglosajones han denominado “esqueletizado”.
Esta falta de tejido fundamental para la función clorofílica, depaupera el árbol además de conferirle un aspecto como de “quemado”. En caso de ataques severos, el árbol ve mermada su capacidad de fotosíntesis y puede alcanzar un serio deterioro.

MÉTODOS DE LUCHA.

ENDOTERAPIA VEGETAL

La práctica de inyección en tronco de insecticidas (Endoterapia Vegetal), nos permite la traslocación de dicho producto, que es llevado directamente al insecto cuando se alimenta de los tejidos de la planta atacada.
Esta técnica, nos garantiza una mejor eficacia con respecto a los tratamientos tradicionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies